09 enero, 2007

Oblivion

Por alguna razón, tiendo a ser más tolerante con las malas traducciones de videojuegos que con las de libros o películas. Creo que es porque me imagino que los traductores de libros y películas son profesionales remunerados (en cierto grado, por lo menos; la única forma de hacerse millonario traduciendo es robar un banco mientras el ordenador pasa el corrector ortográfico): si cometen un error, es porque no han puesto el debido cuidado o esfuerzo en su tarea, y eso está mal. Desde luego, cuando releo un libro que he traducido y me encuentro con algún error, siempre es porque no presté atención o no me acordé de comprobar la traducción que le había dado a un término antes.

Sin embargo, siempre me imagino que los videojuegos (con las excepciones de adineradas sagas como Final Fantasy) se los dan a traducir a pobres adolescentes sin estudios a cambio, si tienen suerte, de una copia del juego cuando esté terminado. No me he decidido sobre el uso de látigos o cepos.

A veces una traducción cómica puede darle encanto a un juego indie o a un clásico; ahí está el famoso All your base are belong to us. Pero todo tiene un límite.

Me refiero a The Elder Scrolls IV: Oblivion, un juego de rol tras el cual sí que hay dinero. Se lo han debido de gastar todo en los cheques de Patrick Stewart y Sean Bean, porque la traducción al español les ha debido de costar en total menos de 35€. Este impresionante despliegue de errores de traducción abarca todos los tipos conocidos por el hombre. Entre otros:

  • Concordancia: Ya que es imposible acordarse de la traducción que uno le ha dado a cada palabra, es necesario llevar un glosario que pueda consultar uno mismo y cualquier otro que necesite alterar la traducción, o continuarla en caso de que haya una secuela. Ejemplo ficticio: si un personaje tiene una espada que se llama Sorrow, no queda muy bien que digamos que se llame Pena en un capítulo y Tristeza en el siguiente.
  • "Manos Libres": Me refiero a que, especialmente en el género de la fantasía, no siempre es fácil saber qué traducir y qué dejar tal cual. Si un personaje se llama Johnson, es evidente que en la versión castellana se llamará Johnson. Pero, ¿y si se llama Springheel? ¿Merece la pena inventarse algo tipo "Talón Rápido", o se deja tal cual? Esos son los dilemas propios de la profesión, pero en Oblivion el enfoque "Manos Libres" está mucho más avanzado. Ejemplo real: la posada Ill Omen aquí se llama Profecía Ill. En serio, ¿hace falta ser hablante nativo para saber que ill es una palabra inglesa? Otro ejemplo real: Shadow hide you se convierte en Que Shadow te oculte. Por favor.
En fin, menos mal que todo está acompañado por un competente doblaje inglés que nos permite saber lo que cada personaje dice de verdad, porque si tuviéramos que fiarnos de la traducción haríamos mejor pasándonos al Buscaminas. Soy consciente de que el guión de todo el juego será larguísimo y salta a la vista que el traductor sólo ha trabajado sobre un texto, sin acceso al juego en sí, pero ¡sorpresa! Así es nuestro trabajo. Si los fabricantes de coches hicieran vehículos con el mismo cuidado, sufriríamos enormes y mortales colisiones múltiples antes de salir del garaje.

Ya hay organismos que se encargan de revisar series de televisión y, bueno, ponerlas a parir cuando cometen errores de continuidad o de puro sentido común. ¿Para cuándo una sobre traducciones?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Una mala traducción puede arruinarte un libro estupendo. Es probable que seas más benigno con los videojuegos porque a pesar de la traducción te divierten o porque todavía no tenemos respecto a ellos esa especie de reverencia o consideración de obra de arte que tenemos hacia el cine y hacia la literatura. En cuanto a la página de que hablas, por qué no ponerte manos a la obra?

namakemono dijo...

Siempre me he preguntado si los traductores del 75% de los juegos son hablantes nativos de español porque, desde luego, no lo parecen.
Los doblajes de videojuegos también dan bastante pena. Mira este:
http://www.youtube.com/watch?v=Xc30EPEdxsE

Ah, y yo sí tengo pensado hacerme rico trabajando de traductor o intérprete. :D

Mart dijo...

Ay madre, espero que sea broma y nadie haya cobrado por semejante barbaridad. He visto el vídeo hace diez minutos y todavía tengo el eco del "ME NOMBRAS VIRREINA???" taladrándome los oídos O_O

Rincewind dijo...

Ya sé que es una entrada vieja, pero acabo de descubrir tu blog (se siente).

Si no quieres que te dé una embolia cerebral, deberías evitar acercarte al Suikoden II PAL en castellano.

La peor traducción de la historia del mundo de los videojuegos. Peor que un traductor online. Parece lore ipsum en algunos momentos. Atroz.