28 febrero, 2007

Reloj con palabras


Mientras algunos agoreros se temen que las palabras están dejando de existir, hay gente por ahí que se dedica a introducirlas donde antes no estaban.

Estaba viendo Geekologie, una página de cachivaches asombrosos (tenemos un equivalente hispánico, pero los cacharros parecen más accesibles y realistas), cuando me he encontrado con este reloj que marca la hora con palabras, no con números. Cada uno que piense cuánta ilusión le hace que en la pantalla del reloj ponga "siete menos veinticinco", pero seguro que a los que estén aprendiendo un idioma les vendría bien la práctica horaria.

Curiosidad filológica aparte, antes me compraría esa maravillosa silla maleable. En serio, qué guay.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

"Científicos alemanes consiguen conocer las intenciones de las personas antes de que sean realizadas"
Han tenido en cuenta la lengua de las personas que han participado en el experimento? Si no ha sido asi, no tiene nada que ver con la idea de que la lengua que uno habla condiciona el pensamiento? Se percibe la intención en el cerebro sin que intervengan las palabras?

namakemono dijo...

Necesito comprarme esos cachivaches, en especial la silla maravillosa esa.

Mart dijo...

¿A que es fantástica? También me ha impresionado la bici plegable.