02 abril, 2012

¿Vivimos en la cultura de la imagen y no en la de la palabra?

Uno de estos días leyendo Moonlight Mile de Dennis Lehane, un buenísimo autor americano de novela negra, me sorprendieron un par de párrafos de este libro. Tras entrevistar a un grupo de chicas adolescentes, el protagonista se hace la siguiente reflexión:

"After my daughter was born, I'd considered buying a shotgun to ward off potential suitors fourteen or so years up the road. Now, as I listened to these girls babble and imagined Gabby one day talking with the same banality and ignorance of the English language, I thought of buying the same shotgun to blow my own fucking head off.Five thousand years of civilization, more or less, twenty-three hundred years since the libraries of Alexandria, over a hundred years since the invention of flight, wafer-thin computers at our fingertips, which can access the intellectual riches of the globe, and judging by the girls in that room, the only advanced we'd made since the invention of fire was turning like into an omni-word, useful as a verb, a noun, an article, the whole sentence if need be."

Y, claro, no podía estar más de acuerdo con él. Esta es una traducción libre de los párrafos anteriores:

"Tras el nacimiento de mi hija, consideré la posibilidad de comprar una pistola para ahuyentar a los posibles pretendientes. Ahora, al escuchar a estas chicas balbucear sin sentido, imagino a mi hija Gabby hablando un día con la misma banalidad e ignorancia del idioma inglés, y pienso en utilizar esa pistola para pegarme un tiro en la cabeza.Cinco mil años de civilización, más o menos, dos mil trescientos años desde la Biblioteca de Alejandria, más de cien años desde la invención del vuelo, tras tener acceso a través de los ordenadores a toda la riqueza intelectual del mundo... compruebo, a juzgar por el lenguaje de esas chicas, que el único avance que hemos realizado desde la invención del fuego ha sido convertir como en una especie de palabra omniprensente que se puede usar como verbo, nombre, artículo o, incluso, como una frase completa si fuera necesario."

¿No les parece que otro tanto podríamos decir del español cuando escuchamos una conversación entre adolescentes? ¿Es una coincidencia o hay algún tipo de conexión? ¿Quizá es que vivimos en la cultura de la imagen y no en la de la palabra? ¿O siempre ha sido así y no recordamos nuestras carencias de adolescentes?


PD. Por cierto, les recomiendo vivamente el libro, es buenísimo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Estamos en al cultura del Twitter, del SMS y del WhatsApp. Escribir más de una línea denota una edad superior a 35 años. Forzosamente, las palabras se convierten en emoticones (y a la inversa).

Gemma dijo...

Totalmente de acuerdo contigo. La cuestión es, ¿se puede expresar "todo" en 140 caracteres más nueve emoticonos?

Rubén Crespo dijo...

Y ahora que me acuerdo (que me encantó esta entrada) te dejo la reseña de un libro, a través de Tiscar, que seguramente te encantará: http://tiscar.com/2012/04/03/somos-lo-que-miramos-porque-ver-es-leer/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+tiscar%2FjiNx+%28TISCAR+%3A%3A+Comunicaci%C3%B3n+y+Educaci%C3%B3n+en+la+era+digital%29

Sigue así.

Un fuerte abrazo

Rubén Crespo