29 julio, 2007

Una palabra polifacética

Repasando el cuaderno en el que apunto posibles futuros temas para este blog, me acabo de acordar de una clase de literatura renacentista. En ella surgió el término vir facetus". Una rápida búsqueda en Google no me ha refrescado la memoria sobre el significado exacto del término, pero mi fiel diccionario de latín (no es la primera vez que lo cito) me dice:

facētus -a -um: elegante, lindo || alegre, amable, humorístico, placentero.

Lo primero que se me ocurre es preguntarme si de aquí viene "faceta", pero el DRAE dice que no, que viene del francés facette, diminutivo de face, que a su vez creo que viene del latín facies.

En su momento me acordé de la palabra inglesa facetious, que tampoco se ve usada muy a menudo. Dictionary.com revela que en este caso sí se trata de la misma palabra:


Todo esto es muy interesante y está muy bien y tal, pero ¿no tendremos nada parecido en castellano? ¡Pues resulta que sí!


Tiene su gracia, y creo que merece la penar pensar en qué frases podemos emplearla, pero tampoco se puede decir que sea de gran ayuda. Si le llaman "faceto" a alguien, puedan estar diciendo que es gracioso o que no es gracioso. Es una descripción que puede aplicarse por ejemplo a la abuela jugona, que a veces tiene ataques de cólera y jura como un camionero. Como "nimio", más o menos, es una palabra... ¡polifacética!

(silencio)

Bueno, no todos los juegos de palabras pueden ser brillantes, oigan, denme un respiro.