24 febrero, 2012

Anacoluto

Como nos dice un lector, los inefables guiñoles de Canal Plus parodiaban a Julio Anguita poniendo en su boca el vocablo “anacoluto”. La palabra suena a insulto culto, a algo así como “anacoreta impoluto”, que tampoco queda muy lejos de la imagen del político también conocido como “el Califa”.

Pero “anacoluto” no es un insulto, es el nombre de una figura literaria que se forma cuando, bien hablando o escribiendo, producimos incongruencias. Hablando es habitual que empecemos una frase con una persona verbal y la terminemos con otra, que empecemos una frase y simplemente nos desviemos y terminemos diciendo algo que si se pretende leer literalmente, no tiene ningún significado. Si nos ponemos a escuchar declaraciones espontáneas veremos que es una figura retórica muy común, el hablante empieza una frase y no la termina dejándola en el aire, o bien empieza una frase y en el curso de la misma el pensamiento le lleva por otros derroteros y la completa con una expresión que es inconsistente con la frase inicial.

La etimología de “anacoluto” es curiosa. Según el imprescindible Corominas la palabra está tomada del latín anacoluthon y este del griego anakóluthos, que significaba ‘que no sigue, inconsecuente’ y que derivaba de akóluthos ‘compañero de camino’, o sea acólito.

De donde podemos deducir que Julia Anguita, el anacoluto, tenía sin embargo muchos acólitos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Buenísima la explicación! Y como veo que hace caso a los comentarios de los lectores, una pregunta: ¿se sabe, más o menos, el porcentaje de palabras de nuestro idioma que procede directamente de otros (griego, latín,inglés...)?

Gemma dijo...

Según distintas fuentes y, grosso modo, se calcula que un 70% del léxico del español procede del latín, un 12% del griego, un 8% del árabe y un 10% de distintas lenguas como el germánico, las lenguas celtas, el euskera, el ibero, lenguas de América latina...
Capítulo aparte se merece la gran cantidad de anglicismos que cada día traspasan la frontera lingüística del castellano. Y a este tema le dedicaremos una entrada cualquier día de estos porque se la merece.

Rubén Crespo dijo...

Gemma, me encanta este blog. Creo que voy a leerlo con frecuencia. Por ejemplo esta entrada me ha refrescado la memoria sobre el significado de "anacoluto". Será, pues, para un repaso de mis anteriores lecturas del buen escribir y el buen hablar, y por supuesto, aprender cosas nuevas.

Ánimo con ¡Cuida esa lengua!

Gemma dijo...

Muchas gracias, Rubén, con lectores tan entusiastas da gusto lanzarse al ruedo.