17 febrero, 2012

A pesar de los pesares, nos entendemos


A menudo decimos que cada persona es un mundo, con sus motivaciones, su temperamento, sus deseos y su forma de pensar. Yo soy yo y mis circunstancias, que decía Ortega y Gasset. Y cada persona tiene un lenguaje propio, tiene su manera de emplear los verbos, hay palabras que utliza más a menudo que otras. Unos saltean su conversación de refranes, otros de palabras-comodín y aun tenemos los que en cada frase cuelan una palabrota. Pero a pesar de todo nos entendemos (sobre todo, si queremos entendernos).
Nos entendemos incluso los hablantes de una lengua que ha evolucionado en sentidos dispares, que se habla a miles de kilómetros, como por ejemplo el español de Sudamérica y el español de España. Si vamos a ver una película argentina, la comprendemos perfectamente. Al principio notamos la fuerte diferencia de acento, no sabemos qué significan el laburo, la mina o los pibes, pero entendemos las situaciones y la historia en general, nos vamos haciendo al acento y salimos habiendo disfrutado de la película (sobre todo si era buena) y hasta de ese idioma tan distinto y que, sin embargo, es el nuestro.
Y es que el lenguaje sirve para entenderse, para expresarse, para comunicar... y sirve también para muchas otras cosas: es un elemento de afirmación nacional para los pueblos, es un instrumento que separa y excluye en algunos casos.
El lenguaje expresa poder, crea belleza (la poesía, las canciones), transmite sentimientos, comunica, informa, educa y permite jugar con él. Nada más y todo eso.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hablando de los argentinos, ellos utilizan el "vos", en segunda persona: vos sabés, en lugar del "usted", que utiliza la tercera: usted sabe... ¿No es más correcto hacerlo como ellos que como lo hacemos nosotros? Muchas gracias

Gemma dijo...

No sé si entiendo muy bien lo que quieres proponer. Te parece más lógico que se utilice el "usted" con la segunda persona?
"Usted" es la contracción de "vuestra merced" y utiliza la tercera persona como una forma de distanciamiento asociada a la cortesía y el respeto. "Vos" también se usaba antiguamente como una forma de respeto pero fue cambiando con el tiempo hasta llegar a desaparecer, no asi en América latina donde se conserva en muchos países y es una de las características más marcadas del español de Argentina.