26 septiembre, 2006

Honesto

En la entrada anterior señalé que un cierto periódico le ha declarado la guerra al verbo "preocupar", a juzgar por los diversos maltratos que dicho verbo sufre en manos de sus periodistas. Hoy, para demostrar mi capacidad de autocrítica (¡alguna tenía que tener!) he venido para demostrar que las palabras pueden sufrir abusos por parte de todo el mundo, no sólo de un grupo. Estoy hablando del adjetivo "honesto".

Los que no saben inglés usan este adjetivo continuamente, pero rara vez en su acepción castellana. Cuando un político anglosajón dice que una persona es honest, lo normal es que el periodista que lo cita corra y diga que "es una persona honesta" en lugar de "una persona sincera", que es lo que quería decir el personaje. Aunque la gente honesta suele decir la verdad, eso no quiere decir que honradez y sinceridad sean una y la misma cosa.

Pero ahí no acaba la cosa, porque los que sí sabemos inglés no tratamos este adjetivo mucho mejor. En lugar de abusar de él, le hacemos el vacío: conscientes de que puede interpretarse como un calco del inglés, tendemos a erradicarlo de nuestro discurso del todo. Ya que tenemos varios sinónimos que por otra parte son sustitutos aceptables de "honesto", pues tampoco pasa nada, ¿no?

Pues ni tanto ni tan calvo. Tampoco hace falta que entre todos nos carguemos la palabra. Quizá sea inevitable que la Academia acabe teniendo que aceptar "sincero" como una quinta acepción del término, pero eso no debería obstaculizar su uso original. Así que ya saben: "honesto" puede ser una burrada, pero también puede ser una palabra de significado positivo usada correctamente.

2 comentarios:

Mireia dijo...

explica la diferencia tonses. sincero: y honesto:
xq la gente se confunde?

Namakemono dijo...

Honesto, si no me equivoco, creo que se refiere a valores morales que no tienen que ver necesariamente con la sinceridad (como la castidad).